viernes, 26 de agosto de 2011

Empezó la cuenta atrás.

Ocho días...Ocho, no dos o tres o tal vez cuatro...no, ocho días. Ocho pasajes al infierno, donde poco a poco se apoderaran de mi alma, y rogaré compasión ya que yo pertenezco a ella...Pero se que no se compadeciera y me meterá líos en la cabeza haciéndome desconfiar de ella, haciéndome pensar que allí hay alguien mejor que yo, que me pondría los cuernos, que no me dejaría vivir y yo seré la idiota que vaya tras ella mientras juega con mi corazón y lo lanza como si fuera una pelota de goma que vuelve a ella cada dos por tres. Y de repente sentiré que caigo a ese eterno océano que me arrastrara hacia al fondo, muy hondo, donde ni los peces puedan alcanzarme...Pero, de repente, sé que sentiré tu mano agarrar la mía, y tirara de ella hacia la superficie, me arrastraras hasta la orilla y me apoyaras la cabeza en tu regazo, acariciaras mi cabello y susurraras mi nombre, entonces abriré los ojos y suspirare aliviada cuando te vea, vea tu sonrisa, vea que aun estas a mi lado y el cielo ya no sea negro y ahora es azul, que no haya oscuridad a mi alrededor ya que cuando tu llegaste la hiciste desaparecer...haciendo que todo vuelva a ser como antes.
Entonces, ese día volveré a creer en todo como siempre he echo...y te abrazare fuerte a mi suplicando que no te vuelvas a alejar de mi y si en ese preciso momento pudiera; sacaría de mi pecho mi corazón y te lo entregaría, no me importa si en esos momentos me desplomara en el suelo, no me importa si por hacerlo el mundo se volviera loco, no, no me importa; ya que parte de mi esta contigo, lo más importante, lo que no daría a nadie, se que te lo entregaría completamente a ti, me entregaría en vida y alma a ti. Ya que no podría vivir una vida sin ti, mi amor..

~Por que sin ti, los días son semanas...y las semanas, meses.

1 comentario:

Miriam dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.