martes, 14 de agosto de 2012

Di por perdido todo.. Hasta que llegaste tú:

Con tu forma de ser, con tus ganas de vivir, de comerte el mundo, de hacerme feliz.
Desde que entro en mi vida todo empezó a mejorar, todo empezó a ir genial, nada podía fallar.. Somos semejantes, cortados del mismo tejido, somos como dos gotas de agua, como una sonrisa al otro lado de la sala, somos tantas cosas que no podemos evitar.
¿Arrepentirme? No creo, por que desde que te conocí todo me ha ido genial y te ayudado y tú a mi a entender lo jodida que era la vida vividla lejos de todo hasta que llegaste.. Nunca antes me sentía tan compenetrada con alguien, nunca antes.. Había sentido esta comodidad.. No sé que escribir, no sé que decir, solo que gracias por todo, por ayudarme, por entenderme, por apoyarme, por quererme, por amarme, por dar todo y más; Gracias por esos días de felicidad, de amor y de sonrisas eternas que aun en la cama se mantienen.


Gracias por aparecer cuando tenía todo por perdido.

1 comentario:

Laura. dijo...

Las mejores personas siempre aparecen en el momento menos indicado.
Como dicen, la felicidad está a la vuelta de la esquina;)

*besos
rellenos de
felicidad*